11 de Octubre del 2011
El Divisadero

La batalla contra Hidroaysén, haciendo camino al andar


Antes de que Pinochet fuera detenido en Londres hubo muchos abogados que anhelaron que un tribunal chileno sentenciara al ex gobernante de facto, imaginando decenas de querellas presentadas ante el Poder Judicial con el objetivo de alcanzar un poco de justicia para quienes habían esperado por ya demasiado tiempo. Pero nunca se atrevieron. “No están dadas las condiciones” se dijeron siempre. Fue este karma el que recordaron al jurista Eduardo Contreras cuando en enero de 1998 interpuso un recurso en contra del dictador. “Utopía” fue lo que menos dijeron al abogado, junto a una frase que venía escuchando por lo menos desde una década: “Ningún miembro del Poder Judicial se atreverá a procesar a Pinochet”. Pero en octubre de ese año todo cambió. El juez español Baltasar Garzón logró que el octogenario general fuera detenido en Londres y que en marzo de 1999 retornara al país para someterse a los tribunales chilenos y ser juzgado por esa primera querella… y por las 155 posteriores que tramitó el juez Juan Guzmán. Estamos claros que Pinochet no pasó ningún día en la cárcel, pero para ello sus defensores tuvieron que acceder a que pasara a la historia como “demente” y “reo”, y no como “inocente” como hubieran querido. Y esa primera presentación permitió además no sólo juzgar a muchos de quienes cometieron crímenes y abusos durante la dictadura militar, sino sanear en parte a un país en el que por décadas no se aplicó la justicia.

Para más información, pinche el link original de la noticia Aquí

No dejes de bajar los wallpapers de la campaña

Instrucciones:
1) Seleccione el tamaño que mejor se ajuste a la resolución de tu pantalla
2) Pulsar el botón "Descargar"
3) Mouse > Botón derecho > "Establecer como fondo"

 

 
The Patagonia Without Dams Campaign In Chile